ejercicios_hipopresivos-suelo_pelvico-gimnasia-deporte

Cómo prevenir y tratar los problemas del suelo pélvico tras el parto o la menopausia

El suelo pélvico puede sufrir alteraciones después del embarazo o la menopausia, que provocan incontinencia urinaria, dolor en las relaciones sexuales, infecciones, entre otros padecimientos.

Una ginecóloga española especializada en estas patología habla de cómo tratarlas, pero sobre todo, explica qué se pueden prevenir con ejercicios que fortalezcan la musculatura de esta zona.

Para tratar estas patologías que afectan al conjunto de músculos, fascias y ligamentos que cierran la cavidad pélvica la ginecóloga de HM IMI de Toledo, Cristina Pages, recomienda una terapia combinada, que incluye desde fármacos, rehabilitación fisioterapia hasta la intervención quirúrgica.

“Los síntomas más habituales que acontecen en estas patologías son la incontinencia urinaria, los prolapsos de los órganos pélvicos y dolor en las relaciones sexuales.

También pueden manifestarse con más variedad de síntomas, entre los que están la dificultad del inicio de la micción, sensación de vaciado vesical incompleto, infecciones urinarias de repetición o incontinencias fecales”, ha explicado Pages.

La mayoría de los casos, añade la experta, tienen solución gracias a los tratamientos que van desde terapias conservadoras como fármacos, rehabilitación, fisioterapia, electroestimulaciones o láser, a otros como el tratamiento quirúrgico para patologías más graves o donde han fracasado los tratamientos conservadores.

Entre las terapias quirúrgicas destaca, aparte de las cirugías clásicas, “muchas mejoras” para tratar defectos pélvicos severos como, por ejemplo, las mallas para prolapsos y bandas de incontinencia, que con una indicación e información adecuada por parte del facultativo a la paciente, puede “mejorar mucho” los resultados de dicha cirugía.

Y es que, tal y como ha aseverado la experta, la cirugía de suelo pélvico ha cambiado “mucho” en los últimos años, “mejorando” los resultados tanto a nivel anatómico como funcional.

De hecho, los cirujanos dedicados a estas patologías han tenido que subespecializarse debido a la gran cantidad de técnicas y ‘kits’ de mallas aparecidas en el mercado en los últimos años.

Prevenir la aparición de problemas de suelo pélvico

Ahora bien, la ginecóloga de HM IMI Toledo ha subrayado la importancia de prevenir la aparición de problemas de suelo pélvico mediante ejercicios de Kegel y Pilates con ejercicios hipopresivos.

“Gracias a ellos es posible dar más resistencia y fuerza contráctil a la musculatura de esta zona, teniendo un refuerzo para que ocurran con menos frecuencia estas dolencias”, ha apostillado.

Finalmente, la experta ha informado de que un gran número de pacientes con problemas de suelo pélvico se asocian a un estado depresivo importante, generado en muchos casos por la limitación social que ello supone.

“No hay que olvidar nunca que el tratamiento de estas patologías siempre debe ir de la mano de un equipo multidisciplinar, porque tratamos varias esferas del paciente y ello lleva a un éxito mayor”, ha zanjado la doctora Pages.

Fuente Telecinco.es

Embarazo y suelo pélvico: fortalecimiento y elasticidad

Para comenzar voy a hacer un resumen de qué es el suelo pélvico y cuáles son sus funciones. El suelo pélvico puede describirse como un conjunto de estructuras músculo-aponeuróticas ubicadas en la pelvis, que se encuentra en relación con el sacro y el coxis. Sus principales funciones son la de sostén de los órganos pélvicos, continencia y función sexual, ya que actúa a nivel uroginecológico, coloproctológico y sexual.

¿De qué forma se ve implicado el suelo pélvico durante el embarazo?

En el embarazo, esta musculatura soporta mayor carga que en condiciones normales, debido al peso del bebé sobre la zona, por lo que la prevención es fundamental en esta etapa de la vida de la mujer. Para cubrir la demanda de soporte visceral se recomienda reforzar la musculatura perineal, ya que un suelo pélvico debilitado podría tener como consecuencia la aparición de prolapsos (descenso de órganos pélvicos) en el postparto, por lo que es importante llevar a cabo un entrenamiento de la musculatura del suelo pélvico.

Este entrenamiento consiste en realizar ejercicios de contracción y relajación con un número de repeticiones y series al día en distintas posiciones, y ha de estar supervisado y controlado siempre por un profesional experto hasta que se aprendan, ya que un exceso de tono en la musculatura puede desencadenar un parto más difícil, dado que durante el parto es la última barrera que tiene que atravesar el bebé. Lo primero, para hacerlo correctamente, es enseñar a tomar conciencia de esta zona, ya que muchas veces no se sabe cómo hacer los ejercicios. Después, una vez integrado el suelo pélvico en nuestra conciencia corporal, empezaremos a trabajar los músculos mediante el entrenamiento que indique el profesional.

Entonces, ¿qué pasará si lo fortalezco en exceso?

Cuando el periné está hipertónico, es decir, los músculos están demasiado fortalecidos, el bebé encontrará un “tope duro” al final de la fase expulsiva del parto. El objetivo será siempre buscar un tono normal que ayude a soportar el peso del bebé pero que no dificulte la salida de éste durante el parto. De cualquier forma, tanto si hay un tono normal como si encontramos hipertonía (en este caso con más razón), buscaremos la elasticidad de la musculatura del suelo pélvico al igual que haríamos con cualquier otro músculo del cuerpo, para que durante el parto el bebé se deslice de una manera más cómoda y la expulsión sea más fácil. Es importante comenzar a trabajar la elasticidad del periné a partir de la semana 35-36, aproximadamente un mes antes del parto.

¿Qué herramientas existen para conseguir un periné flexible y elástico?

La evidencia científica aprueba la eficacia del masaje perineal en las semanas previas al parto para prevenir el trauma obstétrico, especialmente episiotomías y mejora el dolor perineal en el posparto. Además un buen complemento del masaje perineal es el EPI-NO, un dispositivo intracavitario vaginal que sirve para elastificar el tejido perineal, el entrenamiento en la práctica del pujo y la relajación perineal. Todo ello siempre bajo la supervisión de un fisioterapeuta experto, como los de nuestra clínica de Fisiosalud+ Valencia.

Masaje perineal prenatal

El masaje perineal puede ser externo, interno o ambos. Se recomienda comenzar su práctica en la semana 36, con una duración de unos 10 minutos diarios. El fisioterapeuta educa a la pareja para que cada día pueda ser realizado, o incluso se enseña a la propia mujer un auto-masaje para hacerlo ella misma todos los días.

Para finalizar, recalcar que otra de las ventajas del masaje perineal es la reducción de la morbilidad en el postparto, lo cual se encuentra en relación con esa elasticidad que hemos conseguido previa al parto. Muchas mujeres solicitan cesáreas para dar a luz sin desgarros perineales o cortes, que después causarán dolor y disfunciones en el postparto y afectarán a su vida sexual activa. La realización del masaje como prevención reducirá estos problemas.

Beatriz Hernández Egido, Nº de colegiada 4780