rotesis-de-cadera-fisiosaludmas-fisioterapia

Artrosis, Protesis de Cadera y Fisioterapia

La artrosis de la cadera afecta con más frecuencia a personas de mediana edad y a los mayores. Los síntomas van desde unas leves molestias hasta un dolor severo . Cuando los tratamientos conservadores no consiguen el alivio esperado, se considera la posibilidad de colocar una prótesis de cadera.

Esta operación es un procedimiento seguro y ha transformado la vida de muchos pacientes, dándoles la oportunidad de ser nuevamente activos.

Postoperatorio

La cadera es una articulación constituida por una esfera dentro de una cavidad. La esfera está formada por la cabeza del hueso de la cadera (fémur) y se ajusta perfectamente a la cavidad, el acetábulo.

Las superficies por  una superficie lisa denominada cartílago articular. La artrosis aparece cuando el cartílago articular se desgasta, exponiendo el hueso que hay debajo. La artrosis causa dolor y perdida de movilidad.

El cirujano sustituye la cabeza gastada del hueso de la cadera (fémur) con una esfera metálica o de cerámica que va montada sobre un tallo; la cavidad es sustituida por un polietileno (plástico) ó un polietileno apoyado sobre un soporte metálico. La prótesis puede anclarse en el hueso mediante cemento o quedar fijada mediante un encaje a presión.

La estancia en el hospital puede variar  entre 3 y 10 días. Después del alta, se precisará Fisioterapia por medio de un fisioterapeuta diplomado. Es importante la fisioterapia después de la cirugía de sustitución protésica de la cadera ya que la recuperación depende de la continuidad y cumplimiento del programa de ejercicios. Se necesitan normalmente bastones o un andador en las primera fases del tratamiento de fisioterapia, continuando con la utilización de un bastón de mano en los primeros meses.

El fisioterapeuta le enseñará las técnicas para caminar, subir y bajar escaleras, sentarse y levantarse y entrar y salir de un vehículo.

 

protesis-de-cadera-fisioterapia-fisiosalud+

fractura_de_cadera-fisiosaludmas-fisiosalud+

Fractura de Cadera -Fisiosalud+

La fractura de cadera  es una patología de  importancia en las personas de edad avanzada  por las consecuencias que ella implica.

La fractura de cadera es la fractura de la porción más cercana al tronco del hueso fémur. Se puede romper tanto dentro, como fuera de la articulación con los huesos iliacos. Esta articulación soporta  el peso del organismo, por lo tanto son el apoyo  para poder caminar.

Es más  frecuente a medida que se progresa en edad, un 3% de las personas mayores de 80 años han sufrido una fractura de cadera. En España se producen durante un año, sobre treinta mil fracturas de cadera.

A partir de los 30 años se llega al máximo nivel de masa ósea, y de ahí en adelante se pierde hasta la menopausia, en el caso de las mujeres, y sobre los 70 años en los hombres, donde la pérdida es mucho mayor.

En las personas mayores, tan importante como la calidad del hueso son los golpes que se le den a éste. Las caídas, son un factor esencial.

Se estima que las mujeres tienen 3 veces más fracturas que los hombres, siendo el sexo femenino por lo tanto más propenso. También influye la raza, pues la raza negra tiene mayor resistencia que la de raza blanca.

El diagnóstico de la fractura, no supone dificultad ya que la persona no puede caminar, presenta dolor al mover la pierna afectada. Ante una caída, el paciente debe ser  valorado por un médico y verificar el diagnóstico con una radiografía.

fractura_de_cadera-fisiosaludmas-fisiosalud+

Según el tipo de fractura se llevará a cabo un tipo determinado de intervención quirúrgica, ya sea con clavos, placas o prótesis.

Muchos pacientes pueden iniciar la marcha a los dos días de haberse operado dependiendo del tipo de prótesis.

La Fisioterapia es clave en la recuperación,  la coordinación entre  traumatólogos y fisioterapeutas es fundamental.

Se produce un porcentaje cercano al 25% de mortalidad durante el primer año de la fractura, ya que la inmovilidad  provoca un gran deterioro en el anciano.

Esta fractura puede ser prevenida desde mucho antes de hacerse mayor, generando  reserva de calcio en los huesos.

También se pueden prevenir las caídas,  manteniendo una adecuada actividad física ( también es fundamental la fisioterapia) y una alimentación equilibrada  .