artrosis

Artrosis; ¿Un problema de fabricación de proteínas?

Podemos decir que la artrosis – también llamada desgaste -, la osteoporosis o descalcificación de los huesos, y algunos tipos de artritis, cuya causa es la falta de la materia lubrificante del tejido sinoval, se reducen en esencia a un problema de fabricación de proteínas en el organismo. Es decir, la reparación de los tejidos óseo y cartilaginoso va más lenta que su desgaste, y ello conduce a un envejecimiento prematuro del esqueleto, y lo grave no es eso, porque, cuando hay una artrosis notable, es muy frecuente que nos encontremos con una serie de trastornos que, sin estar relacionados directamente con este problema, lo acompañan agravando las molestias de las personas que lo sufren, sumiéndolas en un estado depresivo, y a veces de desesperación , que, desgraciadamente, está completamente justificado.

artrosis-proteinas

A parte de los dolores de cabeza, de nuca y del esqueleto en general, muchas personas padecen de resfriados, gripes o bronquitis en mayor medida que antes.

En otras aparecen morados dolorosos en las manos, brazos o piernas con gran facilidad, se vuelven dificultosas las digestiones y es muy frecuente que se quejen de sentirse como hinchadas.

Casi todas las personas que padecen los mencionados problemas, suelen tener los nervios a flor de piel, crisis depresivas, problemas de insomnio y, en otros casos, una tendencia a dormir o dormitar a cualquiera hora y en cualquier circunstancia.

Es muy corriente, también, que una persona con un esqueleto descalcificado tenga una arteriosclerosis prematura, originada porque el calcio, que no es retenido por los huesos, va depositándose en las arterias, endureciéndolas y empequeñeciendo su luz, es decir, dificultando la circulación de la sangre al disminuir el diámetro de los vasos.

¿Qué relación hay entre estos problemas y la artrosis? A primera vista, ninguna; pero llegando al fondo de la cuestión, vemos que esta vulnerabilidad frente a las infecciones, fragilidad en los vasos sanguíneos y que la falta de encimas digestivos y neurotransmisores, en última instancia, son también un problema en la fabricación de proteínas por aquel organismo.

Fuente: Aml Sport . Ana María Lajusticia.

rotesis-de-cadera-fisiosaludmas-fisioterapia

Artrosis, Protesis de Cadera y Fisioterapia

La artrosis de la cadera afecta con más frecuencia a personas de mediana edad y a los mayores. Los síntomas van desde unas leves molestias hasta un dolor severo . Cuando los tratamientos conservadores no consiguen el alivio esperado, se considera la posibilidad de colocar una prótesis de cadera.

Esta operación es un procedimiento seguro y ha transformado la vida de muchos pacientes, dándoles la oportunidad de ser nuevamente activos.

Postoperatorio

La cadera es una articulación constituida por una esfera dentro de una cavidad. La esfera está formada por la cabeza del hueso de la cadera (fémur) y se ajusta perfectamente a la cavidad, el acetábulo.

Las superficies por  una superficie lisa denominada cartílago articular. La artrosis aparece cuando el cartílago articular se desgasta, exponiendo el hueso que hay debajo. La artrosis causa dolor y perdida de movilidad.

El cirujano sustituye la cabeza gastada del hueso de la cadera (fémur) con una esfera metálica o de cerámica que va montada sobre un tallo; la cavidad es sustituida por un polietileno (plástico) ó un polietileno apoyado sobre un soporte metálico. La prótesis puede anclarse en el hueso mediante cemento o quedar fijada mediante un encaje a presión.

La estancia en el hospital puede variar  entre 3 y 10 días. Después del alta, se precisará Fisioterapia por medio de un fisioterapeuta diplomado. Es importante la fisioterapia después de la cirugía de sustitución protésica de la cadera ya que la recuperación depende de la continuidad y cumplimiento del programa de ejercicios. Se necesitan normalmente bastones o un andador en las primera fases del tratamiento de fisioterapia, continuando con la utilización de un bastón de mano en los primeros meses.

El fisioterapeuta le enseñará las técnicas para caminar, subir y bajar escaleras, sentarse y levantarse y entrar y salir de un vehículo.

 

protesis-de-cadera-fisioterapia-fisiosalud+

Artrosis: causas, síntomas y tratamiento

La artrosis es una enfermedad que lesiona el cartílago articular y origina dolor, rigidez e incapacidad funcional. El cartílago articular es una sustancia elástica que recubre los huesos y ayuda a disminuir la fricción de los huesos cuando hay movimiento. Dentro de la articulación encontramos el llamado líquido sinovial que ayuda a lubricar la articulación y facilitar el movimiento.

Cuando estas estructuras se dañan, los huesos empiezan a frotarse entre sí durante el movimiento. Esto puede causar dolor, y el propio proceso puede conducir a más daño en el cartílago restante y en los huesos.

Habitualmente, la artrosis se localiza en la columna cervical y lumbar, algunas articulaciones del hombro y de los dedos de las manos, la articulación de la raíz del pulgar, la cadera, la rodilla y la articulación del comienzo del dedo gordo del pie.

CAUSAS

La causa de la artrosis es desconocida. Se señala el envejecimiento como la causa principal aunque exsiten otros factores que pueden aumentar el riesgo de artrosis como son:

  • Edad
  • Genética: Existen investigaciones que indican que algunas personas tienen dificultades para formar cartílago articular y esto podría transmitirse.
  • Lesiones anteriores en articulaciones.
  • Actividad laboral: Los trabajos que requieren movimientos repetitivos en cuclillas, flexión y torsión son factores de riesgo para la artrosis
  • Deportes por la realización repetitiva de movimientos.
  • Obesidad ya que aumenta el estrés sobre las articulaciones.

 

SÍNTOMAS

Normalmente, la artrosis causa dolor y rigidez en la articulación. Los síntomas más comunes son:

  • Rigidez en las articulaciones, especialmente por la mañana.
  • Rigidez en la articulación después de estar sentado o acostado por períodos largos.
  • Dolor durante la actividad que se alivia con el reposo.
  • Ruidos articulares (crujidos, “cracks”).
  • Dolor al presionar sobre la articulación.
  • Crecimiento y ensanchamiento anormal de la articulación.

 

TRATAMIENTO

La fisioterapia no puede solucionar la artrosis, pero si tratar los síntomas y todos los problemas que se originan alrededor de este problema. La evolución dependerá del grado de evolución de la enfermedad, pero en cualquier caso un tratamiento preventivo ayudará a tener una mejor calidad de vida y evitar una evolución más rápida. En los casos más severos será necesaria la cirugía para sustituir la articulación.

Los principales objetivos de la fisioterapia para el tratamiento de la artrosis son:

  1. Disminuir el dolor y combatir la inflamación.
  2. Mantener o aumentar si es posible la movilidad articular.
  3. Aumentar la estabilidad articular mediante la prevención de la atrofia muscular.
  4. Retrasar la evolución de la enfermedad.
  5. Mantener la independencia funcional.
  6. Prevenir las deformidades y contracturas.
  7. Establecer medidas de ahorro articular e higiene postural.

Tratamiento Preventivo

  1. Diagnóstico precoz.
  2. Educación postural en el trabajo o en labores de casa.
  3. Ejercicio físico compensador de desequilibrios producidos en ciertos trabajos.
  4. Movilidad de puestos de trabajo.
  5. Evitar excesos deportivos.
  6. Uso de material adecuado.
  7. Evitar la obesidad

Entre los métodos de tratamiento que podemos utilizar los fisioterapeutas para el tratamiento de los pacientes con artrosis están :

  1. · Reposo en brote doloroso (mínimo tiempo posible).
  2. · Reducción/descarga de peso.
  3. · Termoterapia (superficial o profunda, con Infrarrojo, MicroOndas..)
  4. · Movilizaciones y tracciones.
  5. · Masoterapia para el tratamiento de las contracturas…
  6. · Ultrasonidos.
  7. · Crioterapia.
  8. · Electroterapia (iontoforesis, TENS, interferenciales).
  9. · Magnetoterapia.
  10.  Laserterapia
  11. · Hidroterapia − hidrología.

 

No dudes en consultarnos si padeces este tipo de problema, en Fisiosalud+ podemos ayudarte. Busca soluciones terapéuticas en las mejores clínicas de Fisioterapia en el centro de Madrid, Alcobendas, San Sebastian de los reyes y Valencia. Los mejores fisioterapeutas cerca de ti.

Ciática: Causas, síntomas y tratamiento

La ciática es una de las lesiones más frecuentes y comunes que podemos sufrir en la columna lumbar. Cuando hablamos de Ciática o ciatalgia hablamos de un síntoma de otro problema médico. El nervio ciático se origina en la zona lumbar (L4-L5-S1), y baja por la cara posterior de cada pierna. Controla  motora y sensitivamente la musculatura posterior del muslo, zona inferior de la pierna y planta del pie.

 

Ciática fisiosalud+

 

CAUSAS
Las causas más comunes de ciática son:

 

– Hernia discal lumbar.

– Estenosis del canal lumbar (estrechamiento del canal raquídeo).

– Discartrosis (Artrosis).

– Espondilolistesis (patología de inestabilidad vertebral).

– Síndrome piriforme (afectación del músculo piramidal, situado en la región glútea que puede comprimir el paso del nervio ciático en esa zona).

– Disfunción sacro-ilíaca.

– Hiperlordosis lumbar (exceso curvatura lumbar).

– Traumatismos directos.

 

SINTOMAS

Los síntomas que solemos encontrar en los pacientes con afectación del nervio ciático son producidos por la compresión del nervio ciático por diversas causas.

–       Dolor en la parte posterior baja de la espalda que se irradia hacia la parte posterior, glúteo y parte posterior del muslo.

–       Dolor que empeora a la inclinación, toser, estornudar…

–       Hiper o Hiposensibilidad a lo largo del recorrido del nervio.

–       Hipertonía muscular en el recorrido del nervio.

–       Rigidez lumbar.

–       Afectación motora y de reflejos en función del nivel de afectación.

–       Hormigueo

–       Sensación de ardor que puede descender por toda la parte posterior de la pierna hasta el pie.

 

TRATAMIENTO

El tratamiento de fisioterapia irá encaminado inicialmente a la disminución de la sintomatología y de todas las alteraciones asociadas:

–       Medidas analgésicas: Electroterapia analgésica, corrientes tipo Tens, onda corta, microondas, infrarrojos, ultrasonidos…

–       Masoterapia: tratamiento mediante terapia manual de toda la musculatura afectada (cuadrado lumbar, psoas ilíaco, glúteos, piramidal, y musculatura de miembro inferior afectada) Incidiremos en el músculo piramidal.

–       Punción seca.

–       Liberación miofascial.

–       Tratamiento de ligamentos iliolumbares, intervertebrales…

–       Osteopatía.

–       Estiramientos.

–       Movilizaciones neurales.

–       Descompresión lumbar.

–       Vendaje neuromuscular

En una segunda fase enseñaremos al paciente:

–       Ejercicios para fortalecimiento muscular ,control pélvico, propiocepción, abdominales…ejercicios de estiramientos individualizados y ejercicios de bajo impacto como caminar, nadar o ejercicios aeróbicos…

–       Ergonomía

–       Pilates terapéutico

 

El tratamiento irá variando en función de la evolución del paciente.

No dudes en consultarnos si padeces este tipo de problema, en Fisiosalud+ podemos ayudarte. Busca soluciones terapéuticas en las mejores clínicas de Fisioterapia en el centro de Madrid, Alcobendas, San Sebastian de los reyes y Valencia. Los mejores fisioterapeutas cerca de ti.

rizartrosis-fisiosaludmas-fisiosalud+

Rizartrosis. Artrosis de la articulación de la base del pulgar

Se produce por desgaste de la articulación trapecio-metacarpiana. Produce dolor, inflamación y osteofitos (salientes óseos en los márgenes articulares) y provoca una articulación rígida y dolorosa.

SÍNTOMAS
La rizartrosis provoca dolor, inflamación y sensibilidad a la palpación. Girar una llave, abrir un frasco, puede ser doloroso. También aparece dolor con los cambios de tiempo. Se puede apreciar una prominencia ósea o bulto sobre la articulación.
TRATAMIENTO
La inmovilización ayuda a mantener la articulación en reposo, y los antiinflamatorios pueden disminuir dolor e inflamación. El tratamiento de Fisioterapia también puede ser muy útil con un programa de ejercicios para fortalecer los pequeños músculos que estabilizan la articulación.
Si los síntomas no mejoran, puede ser necesaria la intervención quirúrgica.
rizartrosis-fisiosaludmas-fisiosalud+