Cinco síntomas una posible lumbalgia y cómo detectarlos a tiempo

Sintomas de la lumbalgia

En este corto post te contamos cuáles son los cinco síntomas de una posible lumbalgia más habituales y cómo podemos detectarlos a tiempo a fin de prevenir y evitar esta dolorosa condición que nos puede afectar.

De forma simple, podemos decir que la lumbalgia es un dolor en la parte baja de la espalda, en la zona de las vértebras lumbares, que irradia hacia otras partes del cuerpo. Los síntomas de una posible lumbalgia pueden ir desde un dolor suave y persistente hasta uno muy intenso, doloroso y corto.

lumbalgia

El intenso y continuado esfuerzo que realiza la columna vertebral puede producir alteraciones en huesos, músculos, ligamentos, tendones, nervios o cualquiera de las estructuras que se encuentran en esta zona, provocando desde ligeras molestias a episodios de dolor agudo.

Cada patología presenta unos síntomas característicos, que identifican la causa más probable por la que se ha producido, por ejemplo:

 

1. Dolor fuerte y punzante en la parte inferior de la espalda, tras haber realizado un movimiento brusco o un esfuerzo

Es lo que llamamos lumbalgia y es tan intenso que puede impedir que caminemos o nos levantemos. Este dolor irradia hacia la ingle y la nalga, produciendo espasmos musculares. Frecuentemente se debe a una distensión muscular o una micro-rotura fibrilar.

 

2. Dolor persistente en una de las piernas que irradia hasta el pie

Es el dolor característico de la ciática. Persiste durante días y resulta especialmente molesto en la parte baja de la pierna y el pie. Produce entumecimiento y dificulta el movimiento, empeorando al estar sentado o de pie.

Su origen está en una compresión del nervio ciático, frecuentemente por una hernia discal, una espondilolistesis o una discartrosis.

Cuando la ciática se va intensificando de forma progresiva y es bilateral, es decir, que afecta a las dos piernas, el origen más habitual es una estenosis (estrechamiento) del canal raquídeo, que contiene la médula y las raíces nerviosas. Su origen es congénito o adquirido por una artrosis.

Si tenemos los isquiotibiales tensos y el dolor disminuye al echarnos hacia atrás o al sentarnos reclinando la espalda, puede deberse a una espondilolistesis y lisis ítsmica, producida por el deslizamiento hacia adelante de una vértebra lumbar.

Esta patología puede ser por una alteración congénita, que no suele manifestarse hasta finalizado el periodo de crecimiento, o por una escoliosis.

Es muy importante que un especialista realice revisiones de control sobre los niños, ya que un diagnóstico precoz es fundamental para que los tratamientos den buenos resultados.

 

3. Dolor leve y continuado en la zona lumbar, con episodios de dolor fuerte o espasmos

Las degeneraciones de los discos intervertebrales suelen producir una molestia leve pero persistente, que de forma periódica se agudiza. El deterioro de estos discos produce inflamación y una leve inestabilidad en la zona.

Estas molestias, que tienden a empeorar al sentarse o permanecer de pie, se alivian al caminar o con los cambios de posición.

 

4. Dolor agudo por la mañana y al final del día

Es un dolor muy frecuente entre las personas mayores, que provoca entumecimiento en la zona y pérdida de flexibilidad. Suele ser de carácter degenerativo debido a un cuadro de artrosis en la columna.

 

5. Dolor de espalda repentino, pérdida de flexibilidad y sensación de medir menos

Es un cuadro típico entre nuestros mayores, que se debe a un aplastamiento vertebral debido a la osteoporosis. Este dolor se intensifica al caminar o estar de pie, pero al tenderse boca arriba se nota cierto alivio.

Al acuñarse las vértebras puede producir una deformidad en la espalda y se pierde estatura.

Afortunadamente, todas estas patologías tienen tratamiento: medicación y fisioterapia pueden aliviar o eliminar las molestias y en aquellos casos en los se hace necesaria la cirugía, las técnicas mínimamente invasivas solucionan gran parte de ellas, con unos resultados excelentes y un periodo de recuperación mucho más breve.

 

Fuente ABC.es

Etiquetas

Sobre G Moriarti

¿Quieres compartir algo?

Tu dirección de email no será publicada.

Galeria