SE ACABÓ EL VERANO…… ¿CÓMO EMPEZAR?

corredor-fisiosaludmas

Durante los meses de verano el ritmo de entrenamiento disminuye: el intenso calor, las vacaciones, los excesos en la alimentación, etc.; y aunque siguiendo un buen plan se puede entrenar adecuadamente, al fin y al cabo somos corredores populares.

Lo más importante al comenzar de nuevo a entrenar es no pretender alcanzar rápidamente el nivel anterior al parón veraniego, porque las posibilidades de que aparezca una lesión aumentan considerablemente.

Es importante que comencemos con rodadas largas a un ritmo muy suave, el suficiente para poder mantenernos corriendo durante 50-60 minutos; así comenzaremos a mejorar nuestra capacidad cardiopulmonar y conseguiremos ir reduciendo las pulsaciones. Al principio es muy importante que nuestros músculos trabajen en condiciones aeróbicas.

Los músculos, debido a su fisiología, cuando hacen un trabajo de repetición se van hipertrofiando, y poco a poco podemos ir pidiéndoles una mayor intensidad; por el contrario, cuando el ejercicio desaparece de nuestra rutina, al no existir una demanda de esfuerzo, van perdiendo la capacidad desarrollada.

Por ello, también es importante hacer alguna tabla de ejercicios de tonificación muscular para ir desarrollando la musculatura de los miembros inferiores.

Y, obviamente, no podemos olvidarnos de los sufridos abdominales y de los siempre abandonados estiramientos. En próximos artículos iremos explicando por qué es tan importante mantener una buena faja abdomino-lumbar y cómo debemos estirar para evitar lesiones musculares. Lo que está claro es que dentro de nuestra rutina de trabajo siempre deben estar presentes.

En definitiva, después de un período de inactividad, por poco tiempo que haya sido éste, rápidamente notaremos cómo hemos disminuido nuestro nivel (así de desagradable es el deporte), así que lo primero que debéis hacer es dejar el cronómetro en casa y salir a rodar, sin olvidaros de hacer rutinas de tonificación muscular, estiramientos, abdominales y algo muy importante y que normalmente nadie tiene en cuenta: el reposo.

El reposo es incluso más importante que el propio ejercicio físico, ya que es fundamental para que nuestro cuerpo integre el trabajo desarrollado y para que nuestros músculos descansen adecuadamente para evitar sobrecargas y lesiones más graves.

Siguiendo estas directrices en poco tiempo comenzareis a notar cómo aumentan la capacidad cardiorespiratoria y la potencia muscular. A partir de ahí podremos comenzar con entrenamientos más intensos.

Con un buen entrenamiento, adecuada alimentación e hidratación y un plan de estiramientos podremos disfrutar del running disminuyendo al máximo las lesiones musculares.

Alberto Marquina Rodríguez

Fisioterapeuta

Colegiado nº 2.973

Sobre Fisiosalud

¿Quieres compartir algo?

Tu dirección de email no será publicada.