PILATES COMO COMPLEMENTO A OTROS DEPORTES

abdominales-fisioterapia-espalda

Hoy en día ya nos hemos acostumbrado a escuchar que Pilates viene bien para la espalda e incluso a veces se etiqueta el perfil de alumno/a de Pilates al que lleva una vida socio-laboral sedentaria. Lejos de estos tópicos, este método va un poco más allá. Ciertamente, iniciamos los ejercicios desde el centro (tronco) pero también hay un importante trabajo de las extremidades. El objetivo es realizar los ejercicios a través de una respiración específica, en una posición adecuada y con una integración de los grupos musculares de forma coordinada y equilibrada. Esta peculiaridad de trabajar desde el centro hacia fuera genera una mayor estabilidad y equilibrio muscular.

Si nos planteamos combinarlos con otros deportes nos puede ayudar a compensar la musculatura en deportes asimétricos (tenis, golf, pádel…), como refuerzo del “core” en deportes de salto y/o carrera (running y otros deportes de equipo como fútbol o voleibol) y para aumentar la flexibilidad en ejercicios o deportes donde prima el componente de fuerza (pesas). En general, la mejora la de la consciencia corporal siempre mejora el gesto deportivo haciéndolo más eficiente (más económico en esfuerzo y menos lesivo). Cabe especial importancia el componente terapeútico como ejercicio recuperador y de transición a la vuelta deportiva tras una lesión.

Cuánto más equilibrado esté nuestro cuerpo en fuerza, elasticidad y coordinación más eficientes seremos en nuestro deporte y sobre todo nos aseguraremos…

 

¡¡MENOS LESIONES!!

pilates-golf

 

 

 

 

Bibliografía:

Adamany, K.; Loigerot, D. “Pilates, Una guía para la mejora del rendimiento”

Sobre Laura Ruiz Espejo

¿Quieres compartir algo?

Tu dirección de email no será publicada.