Pie Cavo

El pie tiene un exceso de arco, haciendo que sea relativamente inflexible. Viene asociado a una tensión excesiva en el gemelo. Existen varios grados de pie cavo, (I, II y III) en función del arco. Las causas pueden ser hereditarias o a enfermedades neurológicas o musculares (poliomielitis, espina bífida o ataxia de Friedrich). También ciertas enfermedades reumáticas pueden producir un pie cavo. El pie cavo se combatirá con unas plantillas que descarguen la parte anterior del pie y los síntomas asociados pueden tratarse con fisioterapia. Solo si existe una progresión de la deformidad se optará por el tratamiento quirúrgico.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *