Pie Cavo

El pie tiene un exceso de arco, haciendo que sea relativamente inflexible. Viene asociado a una tensión excesiva en el gemelo. Existen varios grados de pie cavo, (I, II y III) en función del arco. Las causas pueden ser hereditarias o a enfermedades neurológicas o musculares (poliomielitis, espina bífida o ataxia de Friedrich). También ciertas enfermedades reumáticas pueden producir un pie cavo. El pie cavo se combatirá con unas plantillas que descarguen la parte anterior del pie y los síntomas asociados pueden tratarse con fisioterapia. Solo si existe una progresión de la deformidad se optará por el tratamiento quirúrgico.

Etiquetas

Sobre G Moriarti

¿Quieres compartir algo?

Tu dirección de email no será publicada.