ESGUINCE DE TOBILLO (I) – CAUSAS

esguince-de-tobillo-fisiosaludmas

Después de las lesiones musculares el esguince de tobillo es la lesión deportiva más frecuente. Es común a todas las modalidades de deporte de carrera, pero más frecuentes en los que exigen saltos con caída sobre un solo pie: fútbol, baloncesto, balonmano, voley, carreras (vallas, cross), saltos de longitud, triple salto o salto de altura. Por supuesto entre los corredores populares tiene una gran incidencia.

Si bien la mayor parte de los traumatismos de tobillo son simples torceduras, y por tanto son sólo ligeras distensiones de los ligamentos laterales, pueden dañarse muchas otras estructuras. Un diagnóstico y tratamiento incorrectos causan una morbilidad considerable. Un tobillo dolorido e inestable, en forma crónica, puede conducir a una discapacidad importante y eventualmente a la artrosis. Por esta razón, debe evaluarse cuidadosamente este tipo de daño e incluir una detallada historia clínica y un examen físico y por imágenes apropiados. Una vez realizado ésto, se puede hacer un diagnóstico exacto e instaurar el tratamiento adecuado.

En el 90 por ciento de los casos los ligamentos afectados son los ligamentos laterales externos ( peroneoastragalino anterior, peroneocalcaneo y peroneoastragalino posterior). Y el 10 por ciento restante el afectado es el ligamento lateral interno ( deltoideo). En este caso vamos a describir aquellos que se presentan con mayor frecuencia, el esguince de LLE.

MECANISMO DE PRODUCCIÓN
El esguince es una lesión que puede ser completa o incompleta, según afecte al aparato cápsulo-ligamentario. Se trata de una lesión provocada por un movimiento forzado, por lo general se produce una torsión con el pie en varo y supinación, sufriendo el pie una inversión forzada que provoca una mayor o menor tensión del ligamento lateral externo. Esta lesión activa una reacción inflamatoria con ruptura en mayor o menor grado de vasos capilares y de la inervación local que puede determinar por vía refleja fenómenos vaso motores amiotróficos y sensitivos que alargan la evolución de esta patología aun después de su cicatrización.

CLASIFICACIÓN DEL ESGUINCE DE TOBILLO

La intensidad del cuadro va a depender del grado de distensión del ligamento, o si se produjo su rotura parcial o total, y de ahí también derivará su clasificación:

ESGUINCE GRADO I
Se produce un «estiramiento», una distensión del ligamento afecto, habitualmente el PAA, no existe laxitud articular asociada. Se produce la rotura de menos del 5% de las fibras.Como signos y síntomas principales vamos a encontrar:

– Ausencia de inflamación inmediata

– Dolor moderado

– Estabilidad del astrágalo en la mortaja peroneo astagalina
– Capacidad de apoyo del pie y caminar
– Elongación de los ligamentos

ESGUINCE GRADO II

Se produce la rotura parcial del ligamento, aparece dolor moderado acompañado de una inestabilidad articular leve. Los signos y síntomas son más evidentes. Se ha producido la rotura del 40%-50% de las fibras. La exploración puede revelar un cajón anterior y/o una inversión forzada positivos.Como signos y síntomas principales vamos a encontrar:

– Inflamación con equimosis precoz

– Dolor agudo a la puesta en tensión de los ligamentos
– Signos radiográficos de inestabilidad
– Incapacidad funcional: o no se puede realizar el apoyo o se realiza cojeando
– Rotura ligamentosa parcial

ESGUINCE GRADO III
Existe una laxitud articular manifiesta, rotura completa del ligamento. Las maniobras exploratorias son positivas.Como signos y síntomas principales vamos a encontrar:

– Percepción de crujido en el momento de la lesión

– Inflamación inmediata y tumefacción
– Sensación de inestabilidad
– No se puede caminar ni cargar
– Signos radiográficos de inestabilidad astragalina
– Rotura completa de varios ligamentos

 

Isabel García García

Fisioterapeuta

Nº Colegiado: 4.618

Sobre G Moriarti

¿Quieres compartir algo?

Tu dirección de email no será publicada.

Galeria