Tendinopatía Tibial Posterior

La tendinitis, o mejor dicho, la tendinopatía del músculo tibial posterior es la degeneración progresiva de las fibras tendinosas de dicho músculo. Dado que el tibial posterior es el principal músculo estabilizador del arco longitudinal interno del pie, esta patología tiene gran relevancia en el famoso “pie plano” (Perry J., 1983).

Para Edwards, MR., Jack, C. & Singh, SK. (2008) la tendinopatía del tibial posterior es una de las causas más comunes de pie plano adquirido en el adulto y/o de dolor en la cara medial del tobillo y pie. La sobrecarga es la causa más frecuente de la tendinopatía del tibial posterior, aunque existen otras causas como el traumatismo directo. De hecho, los síntomas habitualmente se presentan después de realizar actividades en las que está involucrado el tendón: correr, caminar, subir escaleras… En la imagen se muestra el tibial posterior, y coloreado de rojo las zonas en las que aparece dolor cuando existe un punto gatillo miofascial activo derivado de la tensión muscular mantenida.

Los síntomas y signos de esta tendinitis pueden incluir dolor, hinchazón y aplanamiento del arco del pie (Squires, NA. & Jeng, CL., 2006). A medida que la patología progresa, los síntomas cambiarán. Cuando la tendinopatía se desarrolla inicialmente, por lo general hay dolor en la parte interna del pie y del tobillo, es decir, a lo largo del tendón del tibial posterior. Adicionalmente, el área puede estar enrojecida, caliente e hinchada. Luego, a medida que el arco empieza a caer (pie plano), puede seguir sintiendo dolor en la parte interna del pie y del tobillo, pero en este punto el pie puede comenzar a desviarse hacia la inversión de tobillo. A medida que la tendinopatía va progresando, el arco se aplana aún más y el dolor a menudo pasa al lado externo del pie del tobillo por el estiramiento de la zona. El tendón del tibial posterior se ha deteriorado considerablemente en esta fase y con frecuencia se desarrolla artritis en el pie. En los casos más severos, también puede desarrollarse artritis en el tobillo.

Como medidas de tratamiento desde la Fisioterapia, el tratamiento suele consistir en medicación mediante AINES cuando exista inflamación, colocación de ortesis para mantener el arco longitudinal interno del pie y disminuir el valgo del retropié (plantillas semirígidas), modificaciones en el calzado, crioterapia, electroterapia analgésica, terapia miofascial y programas de ejercicios progresivos dirigidos al fortalecimiento muscular (ejercicios concéntricos y excéntricos), propiocepción y corrección postural.

                  Referencias bibliográficas:

Edwards, MR., Jack, C. & Singh, SK. (2008). Tibialis posterior dysfunction. Current Orthopaedics, 22, 185-192.

Perry, J. (1983). Anatomy and biomechanics of the hindfoot. Clinical Orthopedic, 177, 9-16.

Squires, NA. & Jeng, CL. (2006). Posterior tibial tendon dysfunction. Operative Techniques in Orthopaedics, 16, 44-52.