Puncion-seca

PUNCIÓN SECA

La fisioterapia, como cualquier disciplina sanitaria, está en constante evolución, y paulatinamente comienzan a aparecer técnicas nuevas o el desarrollo de otras ya presentes. La punción seca no es una técnica nueva, ya que los fisioterapeutas llevamos usándola desde hace tiempo, pero es cierto que en los últimos años han aumentado los estudios relacionados con la misma, y además se ha ido integrando en el mundo deportivo, dado la gran eficacia demostrada en ciertas lesiones musculares.

Con el paso del tiempo se va demostrando que el fisioterapeuta no es sólo “aquel que da masajes”, y poco a poco la gente va conociendo el gran número de armas disponibles para el tratamiento adecuado de diferentes patologías, englobando un extenso marco de trabajo a nivel sanitario.

La punción seca es una técnica invasiva para el tratamiento de ciertos puntos musculares a través del uso de agujas de acupuntura, aunque hay que aclarar que no debemos confundir una cosa con la otra. De hecho, lo único que es similar entre sí es precisamente el uso de dichas agujas; y digo similar porque a pesar de que pueden usarse las mismas agujas, en realidad existen en el mercado otras más específicas para la punción seca, con unas características concretas ideales para dicho tratamiento.

La acupuntura, que también se está usando cada vez más en el mundo de la fisioterapia, tiene un origen y una filosofía completamente diferente a la punción seca. La primera tiene en cuenta la globalidad del cuerpo y las energías que lo recorren, utilizando las agujas para reequilibrar las fluctuaciones de energía en los diferentes canales o meridianos. La segunda es llamada así para diferenciarla de todas aquellas punciones en las que se infiltra algún tipo de líquido o medicamento, y se trata de un tratamiento muy concreto de uno o varios puntos específicos de origen muscular.

¿Cómo y para qué se utiliza está técnica? El marco científico donde se engloba la punción seca es bastante complejo, pero siempre va relacionado con lo que se conoce como síndrome del dolor miosfacial (SDM), del que a grandes rasgos podemos decir que se trata de un síndrome doloroso muscular, de carácter crónico, en el que no existe lesión estructural como tal, pero que por una serie de procesos bioquímicos intramusculares aparece un déficit de función del músculo en cuestión, todo ello directamente influenciado por malos hábitos posturales, estrés, gestos de repetición, etc.

Por todo esto es muy común que estos procesos puedan aparecer en el ámbito deportivo, ya que de todos es sabido que en muchos casos existen problemas posturales durante la actividad, así como alteraciones del gesto técnico. Como ya hemos comentado en otras ocasiones, lo más importante a nivel preventivo es conocer y aprender cuál es el gesto deportivo implicado en nuestro deporte.

Las manifestaciones clínicas que aparecen en este tipo de problemas musculares son aquellas en las que el paciente refiere un dolor muy concreto en un punto muscular, que se acompaña de una tirantez excesiva en ciertos movimientos y que en muchos casososturales, gestos de repeticido poresinado con lo que se conoce como sferentes canales o meridianos. para reequilibrar las fluctuaciones de ener usarse las mismas agujas, en realidad exi presenta una sensación dolorosa difusa en alguna zona más o menos próxima al punto de dolor principal.

Puncion-seca

Al explorar la zona encontramos una banda tensa muscular, dolorosa a la palpación y especialmente sensible en un punto muy concreto al que se conoce como punto gatillo miofascial (PGM). Además, la presión de dicho punto puede desencadenar un dolor difuso a distancia muy característico de la activación de dichos puntos. En general, el estiramiento del músculo implicado es doloroso y la contracción suele evidenciar una ligera falta de fuerza del mismo.

El fisioterapeuta, basándose en la exploración y en su experiencia, planteará el tratamiento adecuado, incluyendo la punción seca sólo si es preciso en cualquiera de sus modalidades, ya que existen diferentes escuelas y técnicas.

Conocer el proceso por el cual la punción con la aguja puede mejorar o incluso hacer desaparecer el problema, es algo bastante complejo, ya que aún no hay una unificación de criterios en el ámbito científico. En los últimos años se han llevado a cabo estudios bioquímicos e histológicos para saber qué ocurre exactamente, y de momento existen varias corrientes que apuestan por diferentes teorías. Es por tanto un campo en el que aún queda mucho por investigar.

Una de las teorías más aceptada es aquella relacionada con la acetilcolina, un neurotransmisor que actúa como intermediarior tanto un campo en el que to existen varias corrientes que apuestan por diferentes teorde una tensi entre el nervio motor y la fibra muscular en lo que se conoce como placa motora, y que coincide con el PGM. En aquellos momentos en los que un músculo sufre algún tipo de estrés debido a sobrecargas, sobreesfuerzos, malas posturas, gestos técnicos incorrectos, etc., puede producirse una liberación excesiva de acetilcolina que colapse los receptores de la fibra muscular, impidiendo la relajación de ésta. La contracción constante de fibras musculares limita la correcta vascularización sanguínea que origina una isquemia tisular (falta de oxígeno en el tejido). Todos estos mecanismos son los que provocan el dolor y la sensación de tirantez y rigidez.

La punción con la aguja sobre el PGM pretende estimular una respuesta refleja de las fibras afectadas en forma de espasmo, gestos tuscular (placa motora). , que según los estudios llevados a cabo libera el colapso producido por la acetilcolina y regula el tono muscular, consiguiendo la desaparición de los síntomas. En muchos casos los resultados son sorprendentes, llegando a la eliminación total del problema.

Esta técnica tiene muy pocas contraindicaciones, con lo que es una buena terapia de elección para el tratamiento de PGM. Un fisioterapeuta formado en ella puede solucionar fácilmente estos problemas, pero hay que tener en cuenta que es un tratamiento muy específico, y no es útil para otras patologías musculares. Será el propio profesional el que considere en cada caso particular, cuál de las múltiples técnicas de nuestro marco de trabajo es la más eficaz.

Puncion-seca-fisioterapia

Puncion seca 2

PUNCIÓN SECA

La fisioterapia, como cualquier disciplina sanitaria, está en constante evolución, y paulatinamente comienzan a aparecer técnicas nuevas o el desarrollo de otras ya presentes. La punción seca no es una técnica nueva, ya que los fisioterapeutas llevamos usándola desde hace tiempo, pero es cierto que en los últimos años han aumentado los estudios relacionados con la misma, y además se ha ido integrando en el mundo deportivo, dado la gran eficacia demostrada en ciertas lesiones musculares.

Con el paso del tiempo se va demostrando que el fisioterapeuta no es sólo “aquel que da masajes”, y poco a poco la gente va conociendo el gran número de armas disponibles para el tratamiento adecuado de diferentes patologías, englobando un extenso marco de trabajo a nivel sanitario.

La punción seca es una técnica invasiva para el tratamiento de ciertos puntos musculares a través del uso de agujas de acupuntura, aunque hay que aclarar que no debemos confundir una cosa con la otra. De hecho, lo único que es similar entre sí es precisamente el uso de dichas agujas; y digo similar porque a pesar de que pueden usarse las mismas agujas, en realidad existen en el mercado otras más específicas para la punción seca, con unas características concretas ideales para dicho tratamiento.

La acupuntura, que también se está usando cada vez más en el mundo de la fisioterapia, tiene un origen y una filosofía completamente diferente a la punción seca. La primera tiene en cuenta la globalidad del cuerpo y las energías que lo recorren, utilizando las agujas para reequilibrar las fluctuaciones de energía en los diferentes canales o meridianos. La segunda es llamada así para diferenciarla de todas aquellas punciones en las que se infiltra algún tipo de líquido o medicamento, y se trata de un tratamiento muy concreto de uno o varios puntos específicos de origen muscular.

¿Cómo y para qué se utiliza está técnica? El marco científico donde se engloba la punción seca es bastante complejo, pero siempre va relacionado con lo que se conoce como síndrome del dolor miosfacial (SDM), del que a grandes rasgos podemos decir que se trata de un síndrome doloroso muscular, de carácter crónico, en el que no existe lesión estructural como tal, pero que por una serie de procesos bioquímicos intramusculares aparece un déficit de función del músculo en cuestión, todo ello directamente influenciado por malos hábitos posturales, estrés, gestos de repetición, etc.

Por todo esto es muy común que estos procesos puedan aparecer en el ámbito deportivo, ya que de todos es sabido que en muchos casos existen problemas posturales durante la actividad, así como alteraciones del gesto técnico. Como ya hemos comentado en otras ocasiones, lo más importante a nivel preventivo es conocer y aprender cuál es el gesto deportivo implicado en nuestro deporte.

Puncion seca

 

Las manifestaciones clínicas que aparecen en este tipo de problemas musculares son aquellas en las que el paciente refiere un dolor muy concreto en un punto muscular, que se acompaña de una tirantez excesiva en ciertos movimientos y que en muchos casososturales, gestos de repeticido poresinado con lo que se conoce como sferentes canales o meridianos. para reequilibrar las fluctuaciones de ener usarse las mismas agujas, en realidad exi presenta una sensación dolorosa difusa en alguna zona más o menos próxima al punto de dolor principal.

Al explorar la zona encontramos una banda tensa muscular, dolorosa a la palpación y especialmente sensible en un punto muy concreto al que se conoce como punto gatillo miofascial (PGM). Además, la presión de dicho punto puede desencadenar un dolor difuso a distancia muy característico de la activación de dichos puntos. En general, el estiramiento del músculo implicado es doloroso y la contracción suele evidenciar una ligera falta de fuerza del mismo.

El fisioterapeuta, basándose en la exploración y en su experiencia, planteará el tratamiento adecuado, incluyendo la punción seca sólo si es preciso en cualquiera de sus modalidades, ya que existen diferentes escuelas y técnicas.

Conocer el proceso por el cual la punción con la aguja puede mejorar o incluso hacer desaparecer el problema, es algo bastante complejo, ya que aún no hay una unificación de criterios en el ámbito científico. En los últimos años se han llevado a cabo estudios bioquímicos e histológicos para saber qué ocurre exactamente, y de momento existen varias corrientes que apuestan por diferentes teorías. Es por tanto un campo en el que aún queda mucho por investigar.

Una de las teorías más aceptada es aquella relacionada con la acetilcolina, un neurotransmisor que actúa como intermediarior tanto un campo en el que to existen varias corrientes que apuestan por diferentes teorde una tensi entre el nervio motor y la fibra muscular en lo que se conoce como placa motora, y que coincide con el PGM. En aquellos momentos en los que un músculo sufre algún tipo de estrés debido a sobrecargas, sobreesfuerzos, malas posturas, gestos técnicos incorrectos, etc., puede producirse una liberación excesiva de acetilcolina que colapse los receptores de la fibra muscular, impidiendo la relajación de ésta. La contracción constante de fibras musculares limita la correcta vascularización sanguínea que origina una isquemia tisular (falta de oxígeno en el tejido). Todos estos mecanismos son los que provocan el dolor y la sensación de tirantez y rigidez.

La punción con la aguja sobre el PGM pretende estimular una respuesta refleja de las fibras afectadas en forma de espasmo, gestos tuscular (placa motora). , que según los estudios llevados a cabo libera el colapso producido por la acetilcolina y regula el tono muscular, consiguiendo la desaparición de los síntomas. En muchos casos los resultados son sorprendentes, llegando a la eliminación total del problema.

Esta técnica tiene muy pocas contraindicaciones, con lo que es una buena terapia de elección para el tratamiento de PGM. Un fisioterapeuta formado en ella puede solucionar fácilmente estos problemas, pero hay que tener en cuenta que es un tratamiento muy específico, y no es útil para otras patologías musculares. Será el propio profesional el que considere en cada caso particular, cuál de las múltiples técnicas de nuestro marco de trabajo es la más eficaz.

Alberto Marquína

Fisioterapeuta Fs+

Protocolo EPTE para Tendinosis Aquilea

Protocolo EPTE para una tendinosis aquilea: aplicación en interfase superficial, profunda e intratendón, seguido de vendaje antiisquémico de McConnell.

Paciente que arrastra la lesión de hace tiempo cada vez que sale a correr. Presenta degeneración del tejido tendinoso confirmado ecográficamente. Después de 5 – 7 semanas, con la aplicación de la electrolisis y el protocolo de trabajo semanal, se forman nuevas fibras de colágeno y se produce una regeneración completa del tejido lesionado.

 

EPTE FS 1EPTE FS3EPTE FS2EPTE FS4

 

 

epte-electrolisis-fisiosalud+

Electrolisis Percutánea Terapéutica (EPTEÒ)

En Fisiosalud+ continuamos avanzando y evolucionando a la par que la tecnología. Renovamos nuestro dispositivo de Electrolisis Percutánea Terapéutica (EPTEÒ) para el tratamiento de tendinopatías crónicas (tendinosis). Un dispositivo que mejora sus prestaciones, ajustando la dosis terapéutica y permitiendo una mayor eficacia de tratamiento con un menor rango de dolor durante su aplicación.

La electrolisis percutánea consiste en la aplicación de una corriente galvánica a través de una aguja de acupuntura sobre el tejido tendinoso afectado, originando en éste una serie de cambios bioquímicos que aceleran el proceso regenerativo del propio organismo.

En Fisiosalud+ renovamos el compromiso de calidad con nuestros pacientes, adquiriendo el único dispositivo en el mercado con certificado sanitario oficial, y que en manos de nuestros profesionales especializados en EPTEÒ SYSTEM, pondrán en marcha el protocolo de tratamiento más adecuado.

Si llevas tiempo con una lesión tendinosa y las terapias habituales no funcionan, ponte en contacto con nosotros y evaluaremos tu caso sin compromiso.

 

epte-fisioterapia

 

 

Articulacion-temporomandibula-fisioterapia

RELACION CERVICO-CRANEO-MANDIBULAR

Desde el punto de vista de la fisioterapia, una de las causas que provocan muchos de los problemas que nos llegan es el estrés, que se asocia muy comúnmente con la región cervical. Tratamientos dirigidos a esta zona pueden mejorar mucho dichas molestias, aunque hay que intentar influir de alguna manera en disminuir ese nivel de estrés.

Pero además, hay muchos casos en los que persisten ciertos síntomas como cefaleas, rigidez articular y sensación de presión en la cabeza, cara y cuello. No hay que olvidar trabajar sobre la Articulación Témporo-Mandibular (ATM) y en su musculatura. La relación que existe entre dicha articulación y la región cervical es tan alta, que raro es el caso en el que no existe afectación en una y otra, aunque sólo sea a nivel muscular.

Si tienes dolor cervical, cefaleas, sensación de pesadez y rigidez en el cuello y la cabeza, y los síntomas no remiten con sesiones de fisioterapia en zona cervical; si además, sufres estrés, sueles apretar los dientes (bruxismo) y te levantas por las mañanas con dolor o molestias en la cara y la mandíbula, consulta con nosotros. Un trabajo específico sobre la región cervicodorsal y la ATM puede solucionar tus problemas.

Alberto Marquina – Fisiosalud +

 

Articulacion-temporomandibula-fisioterapia

 

 

 

Juani-Mieres-fisioterapia-fisiosalud+

LA CERVICALGIA EN EL PÁDEL

La zona cervical es una región anatómica formada por las siete primeras vértebras, así como su articulación con la base del cráneo. Es una zona compleja, no sólo por su implicación biomecánica, sino también por las estructuras vasculares y nerviosas que la atraviesan en dirección a la cabeza.

La cervicalgia no es una patología únicamente asociada al mundo del deporte, sino que además su incidencia es muy alta en toda la población y en el desarrollo de todas las actividades. Sin embargo, nos vamos a centrar en por qué se produce en el pádel, cómo podemos evitarlo y que hay que hacer para solucionarlo.

La columna cervical es la más sección más móvil de toda la columna, y como consecuencia, se encarga de la primera compensación en caso de una fijación de movimiento en secciones inferiores. Esta hipermovilidad compensatoria provoca una irritación articular y como consecuencia un aumento del tono muscular, apareciendo los síntomas típicos de una cervicalgia.   Pero además hay que tener en cuenta que la región cervical está íntimamente relacionada con la funcionalidad de los miembros superiores, con lo que cualquier problema en alguno de ellos puede ocasionar fijaciones articulares y sobrecargas musculares que conlleven problemas cervicales. Es por esto que hay que tener en cuenta de nuevo la importancia del gesto técnico correcto, ya que cualquier problema en este sentido también puede afectar a esta región.

En el caso del pádel, y como ocurre en todos los deportes de raqueta, existe una complicación más: la asimetría. Debido a que uno de los dos lados es el que más se desarrolla durante la actividad deportiva, pueden producirse desequilibrios musculares y articulares que acaben generando patología cervical.

Una vez desarrollado el problema, además de dolor cervical, suelen asociarse síntomas cervicogénicos como cefaleas, vértigos, dolor irradiado y/o referido a miembros superiores, parestesias o sensación de hormigueo en las manos, etc., síntomas que pueden ser muy invalidantes no sólo para la actividad deportiva, sino también para la vida diaria.

¿Cómo podemos prevenir este tipo de dolencia? Lo primero que tenemos que tener en cuenta es que es una patología muy común y puede que su aparición no sea debida a nuestro deporte, sino a otras múltiples causas como actitudes posturales incorrectas, sobreesfuerzos, estrés, patología de la articulación témporo-mandibular, etc…

A partir de aquí, una adecuada postura mientras jugamos, insistiendo en un correcto gesto técnico es muy importante para protegernos de posibles compensaciones musculares, pero además como parte de nuestra rutina de entrenamientos debemos introducir ejercicios de trabajo muscular específicos para mantener miembros superiores y musculatura cervicodorsal en un estado óptimo, sin olvidarnos de reequilibrar ambos lados del cuerpo.

Un aspecto importante a tener en cuenta es que hay muchos jugadores, que debido al estado de concentración durante el juego, adoptan una postura en la que mantienen los hombros elevados, lo que induce a los trapecios y otros músculos cervicales a una contracción constante que puede dar lugar a los síntomas descritos.

En caso de comenzar a sentir los síntomas propios de una cervicalgia, o como medida de precaución, es recomendable recibir paulatinamente tratamiento de fisioterapia con masaje descontracturante, estiramientos musculotendinosos, calor local y todo lo que el fisioterapeuta crea conveniente.

Ciertas molestias cervicales tienen buena resolución pero si dejamos que evolucione puede acarrearnos problemas mucho más serios y más complicados de solucionar.

 

juani-mieres-fisiosalud+

IMG_0760

juani-mieres-fisiosalud+