5 lesiones habituales al hacer deporte que debes conocer y evitar

lesiones-deporte-fisioterapia
  • Fisiosalud
  • agosto 8, 2016

Son muchas las lesiones musculares a las que estamos expuestos cuando de practicar un deporte o realizar una actividad se trata. Aunque no siempre podremos evitarlas, a continuación te contamos cuáles son algunas de las lesiones habituales al hacer deporte más comunes, sus sìntomas y qué debemos hacer en caso de que se nos presenten.

Cinco lesiones habituales al hacer deporte que debes conocer

1. Esguince de tobillo

Todos nos hemos torcido un tobillo en alguna ocasión. Cuando se produce un desgarramiento de los ligamentos sufrimos un esguince que afecta, frecuentemente, a los ligamentos de la cara externa del tobillo.

Se hincha, duele e impide que el pie pueda apoyarse o moverse. A veces, no damos a esta lesión la importancia que deberíamos  por lo que es fundamental cuando se produce esta lesión acudir a un fisioterapeuta.

2. Lesión de los ligamentos cruzados

Los ligamentos cruzados unen el fémur con la tibia y son los encargados de proporcionar estabilidad a la rodilla. Su lesión puede producirse con un cambio en la dirección del movimiento de la rodilla, con una violenta alteración del ritmo.

Por ejemplo, suele ocurrir cuando se apoya mal la pierna tras un salto. Hasta hace unos años, era una lesión muy difícil de tratar, pero se ha avanzado mucho y, sobre todo, ahora puede curarse con menos dolor. Aun así, se necesitan alrededor de seis meses o un año.

Para prevenir lesiones habituales al hacer deporte, es imprescindible un calentamiento y un estiramiento adecuado, antes y al final de la práctica deportiva.

Son muchas las lesiones musculares a las que estamos expuestos cuando de practicar un deporte o realizar una actividad se trata. Aunque no siempre podremos evitarlas, a continuación te contamos cuáles son algunas de las lesiones habituales al hacer deporte más comunes, sus sìntomas y qué debemos hacer en caso de que se nos presenten.

3. Tendinitis

La tendinitis se produce cuando un tendón se inflama, generalmente, por un esfuerzo excesivo, un golpe o una sobrecarga que supera los límites de su resistencia.

Es una lesión habitual en deportes en los que se realizan movimientos bruscos o repetitivos. Para este tipo de lesión, también conocida como “codo de tenista” o “de golfista”, los tratamientos de fisioterapia son muy efectivos.

 

4. Lesión de hombro

El labrum glenoideo es un anillo de cartílago que rodea la base de la articulación del hombro y que le proporciona apoyo y estabilidad. Cuando una parte se rompe, se produce un desgarro del labrum. Puede ocurrir por una caída, por la repetición de una misma actividad o en deportes que requieren levantar los brazos por encima de la cabeza.

Además, como el tendón del bíceps se une a la escápula a través del labrum, una tensión o esfuerzo extra en el bíceps también puede provocar su desgarro. Por ejemplo, cuando se lanza una pelota. Por ello, se trata de una lesión frecuente en jugadores de baloncesto. Estos desgarros pueden causar dolor, inestabilidad  y  luxación.

Para recuperarse de esta lesión, los deportistas necesitan mucha fisioterapia y guardar reposo durante un mínimo de tres a cuatro meses.

5. Esguince de las articulaciones interfalángicas de los dedos de la mano

A menudo, nos referimos a esta lesión como “torcedura de dedo’”. El dedo puede inflamarse, su movimiento se limita, aumenta su rigidez y se produce un dolor severo.

Si el dedo queda doblado hacia atrás, se produce una “hiperextensión”. Es frecuente en deportes que requieren impacto.

El remedio comúnmente usado de vendar dos dedos no siempre es efectivo y puede limitar la función de la mano.

Hay que tener en cuenta que si un dedo inflamado no mejora, puede haberse desarrollado una fractura. Una prueba diagnóstica y fisioterapia es lo aconsejable para estas lesiones.

No olvidar que para prevenir todo este tipo de lesiones habituales al hacer deporte, debemos hacer un calentamiento y un estiramiento adecuado, antes y después de la práctica deportiva.

Eso sí, una vez acontecida la lesión, debemos ser conscientes y responsables con el tratamiento y los tiempos de recuperación. Sólo así evitaremos recaídas y podremos volver a disfrutar plenamente de nuestra actividad.

www.fisioweb.com

Sobre Fisiosalud

¿Quieres compartir algo?

Tu dirección de email no será publicada.